A continuación, compartimos el Estudio comparativo sobre la gestión de la crisis sanitaria en las cárceles realizado por Prison Insider y coordinado por el Centro de Estudios Justicia y Sociedad de la Universidad Católica, da cuenta de la reacción de la red carcelaria en nuestro país. Se documentan, además, medidas sanitarias en otros diez países: Argentina, Brasil, Costa Rica, España, Francia, Noruega, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Tailandia.

El estudio comparativo “Incertidumbre en las prisiones: Diferentes respuestas al Covid 19”, fue realizado en el marco del proyecto Prisión y COVID en Chile ─financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo de Chile (ANID)─, y con el apoyo financiero del Consejo de Europa.

Prison Insider llevó a cabo una extensa investigación documental y cualitativa sobre las medidas que adoptó cada país para responder a la pandemia, además de dar cuenta y analizar las consecuencias de la crisis sanitaria en las prisiones.

Comparación de estrategias abordadas en distintos países

El coronavirus obligó a las autoridades a reaccionar rápidamente y a tomar decisiones pragmáticas. De este modo, la falta de anticipación hizo que la respuesta a las diversas e incesantes necesidades pareciera más una reacción diaria que una verdadera gestión.

Respecto a la coordinación con el mundo exterior, la pandemia catalizó la colaboración y coordinación con organizaciones internacionales: en los países en los que la respuesta del Estado estaba siendo insuficiente, se llevó a cabo una serie de iniciativas independientes de actores externos que resultaron ser esenciales. Esto demostró hasta qué punto era necesaria una colaboración pragmática entre los organismos estatales y la sociedad civil.

La situación chilena
En Chile, a noviembre de 2020, la población carcelaria alcanzaba a 39.786 personas con una tasa de ocupación a marzo de 2019, de 100,4% y tasa de encarcelamiento, en 2020 de 215 personas cada 100 mil habitantes.

A 14 de abril de 2021, en el país se registraban 1.094.267 casos confirmados de Covid19 y 24.548 (2.2%) muertes a causa del virus. A la misma fecha, en la población carcelaria, las cifras son las siguientes: 4.510 casos confirmados y 22 muertos (0.5%). Respecto al personal de los penales (funcionarios de Gendarmería, principalmente) se contabilizan 2.576 casos confirmados y 5 decesos (0.2%).

El primer caso confirmado de COVID-19 en una cárcel fue un funcionario el 23 de marzo de 2020. Y el primer interno que murió por la infección se registró en junio del mismo año. A esto, le siguió un brote de COVID-19 en cárceles específicas de la capital (Puente Alto) y otras regiones del país (Valdivia, Chillán y Valparaíso). En respuesta a esto, Gendarmería –en coordinación con el Ministerio de Justicia y de Salud– implementaron varias estrategias: entre ellas el desarrollo de un Plan Coronavirus, un Protocolo de Salud, una campaña masiva de vacunación en contra de la influenza, la suspensión de visitas presenciales, e indultos conmutativos.

Visitas
La institución penitenciaria decidió restringirlas, reduciendo el número de días, el número de personas a las cuales se les permitía entrar y prohibiendo las visitas de personas de la tercera edad y de mujeres embarazadas. Mientras el contagio se esparció en las cárceles, todas las visitas fueron suspendidas en marzo 2020.

Manejo de infectados
Se establecieron lugares en las cárceles para recibir a personas potencialmente infectadas o personas que habían estado en contacto estrecho con infectados. En todos los edificios, fue impuesta una cuarentena preventiva de completa aislación a todos aquellos que entraban desde el sistema judicial o de otro centro penitenciario.

Ajustes de condena
El 25 de marzo, 2020, el Ministerio de Justicia presentó un proyecto de ley en el Congreso Nacional que apuntaba al indulto de personas identificadas de alto riesgo de salud en cárceles (incluyendo a personas de la tercera edad, mujeres embarazadas, niños y adolescentes y personas con enfermedades crónicas). El proyecto permitió conmutar condenas a arresto domiciliario para todos los mayores de 75, para hombres entre 60 y 75, para mujeres entre 55 y 75, para embarazadas o madres con un hijo menor de dos años que vivan con ellas, y para personas que tienen reclusión nocturna.

Actos de protesta
Algunos motines y actos de protesta fueron reportados desde las cárceles chilenas. El primer gran motín fue en la CP Puente Alto (en Santiago), donde el primer brote fue observado. Dos motines ocurrieron en C.C.P. Colina I (Santiago). Cuatrocientas personas privadas de libertad estuvieron involucradas, y 36 reclusos y 12 gendarmes fueron heridos. El segundo motín causó graves daños y dejó a 38 reclusos y 32 funcionarios con heridas. Luego de los motines, Gendarmería transfirió a 126 personas privadas de libertad a otras cárceles y regiones.

Las organizaciones sociales, incluidas las de derechos humanos y justicia, han convenido reiteradamente que las condiciones actuales de las cárceles no han permitido el manejo adecuado de la pandemia, debido al hacinamiento en algunos centros penitenciarios, la falta de acceso a agua y las condiciones sanitarias, entre otros.

PUEDES ACCEDER AL ESTUDIO COMPLETO AQUÍ

 

 

JUEVES 15 DE ABRIL, 2021.

Bitnami